La permanencia del Beagle durante el año 1832 y 1833 en la bahía Blanca sumó un total de 65 días. En ese tiempo, Darwin realizó numerosas observaciones e interesantes hallazgos muchos de los cuales fueron cruciales para el desarrollo de su pensamiento sobre la evolución de la vida que culminaría posteriormente con la publicación del Origen de las Especies.

Si bien sus observaciones abarcaron distintos aspectos de las ciencias naturales y sociales, nos limitaremos a puntualizar solamente los aspectos relacionados con la Naturaleza.

Figura 1. Megaterio.

Geología y Paleontología.

En la barranca de Punta Alta, que era una pequeña planicie de 6 a 9 m de alto cortada en la costa por una línea de acantilados bajos que se extendían aproximadamente por 1,5 km, hizo una descripción geológica de las diferentes capas que la componían.

De esos estratos Darwin extrajo huesos de grandes mamíferos extinguidos, todos desconocidos o muy poco conocidos por la ciencia. Entre estos restos se incluían varias especies de perezosos gigantes, como el megaterio (Megatherium americanum) (Figura 1), el mylodon (Mylodon darwini) y el scelidoterio (Scelidotherium leptocephalum), placas de gliptodontes (Figura 2), una mandíbula de Toxodon y dientes de caballo fósil y de macrauquenia (Macrauchenia patachonica) (Figura 3).

Figura 2. Gliptodonte.

Los restos fósiles de estos grandes mamíferos estaban mezclados con valvas de moluscos que Darwin advirtió que eran de las mismas especies que viven actualmente en el mar adyacente. Estudios recientes determinaron que estos restos de invertebrados se acumularon hace unos 7000 a 5000 años (Holoceno medio), durante un aumento de la temperatura global. Este fenómeno provocó la elevación del nivel del mar y en consecuencia el ingreso de las aguas sobre una franja costera que en la actualidad es dominio continental, como por ejemplo la mayoría de los terrenos que hoy ocupa la ciudad de Punta Alta. Las acumulaciones de conchillas que se produjeron en ese momento, se encuentran expuestas en diferentes canteras y excavaciones en los alrededores de Punta Alta donde han sido extraídas para material de construcción (Villa del Mar, Punta Ancla).

Imagen 3. Macrauchenia.

Otro sitio visitado por Darwin, en el cual realizó observaciones geológicas y hallazgos paleontológicos, fue Farola Monte Hermoso. Allí describió un perfil compuesto por 4 estratos donde coleccionó restos de varias especies de roedores y algunos huesos de perezosos gigantes.

Los estudios actuales sobre el desarrollo del pensamiento de Darwin y como llegó a elaborar su teoría de la evolución de la vida por selección natural, señalan que los fósiles que coleccionó en Punta Alta y en Farola Monte Hermoso fueron el disparador de sus primeras ideas sobre el tema. Por lo tanto debemos ser conscientes de importancia de los lugares de donde fueron extraídos dichos restos. Aunque, lamentablemente la barranca de Punta Alta quedó sepultada bajo las construcciones de la Base Naval Puerto Belgrano, la barranca de Monte Hermoso, ubicada en la costa aledaña a terrenos de la Armada, se conserva prácticamente casi sin modificaciones, tal como cuando la visitó Darwin en 1832. Esto hace que tanto los habitantes actuales de la región, como las autoridades municipales, provinciales, nacionales y navales seamos responsables de su preservación y cuidado.

Fauna.

Darwin fue un observador excepcional y pocos detalles de la naturaleza local escaparon de su  atenta mirada. Entre los animales que le llamaron la atención se encuentran los moluscos y otros invertebrados marinos que viven en la bahía Blanca y que utilizó para comparar con los restos de conchillas, que estaban asociados con los huesos fósiles que encontró en la barranca de Punta Alta. Además, en la costa que hoy se extiende entre Baterías y Puerto Belgrano, Darwin vio y describió detalladamente una pluma de mar, cuyo nombre científico actual es Stylatula darwini y que las personas que concurren con frecuencia a esas playas denominan “lombriz amarilla”. En realidad se trata de colonias de pequeños pólipos dispuestos sobre un eje, cuya longitud varía entre 40 a 60 cm, que se dispone perpendicularmente al fondo limo arenoso, donde está enterrado su extremo inferior. Desde el punto de vista zoológico este organismo es un celenterado, es decir que está relacionado con corales, y aguas vivas.

Entre los vertebrados que viven en la región y que Darwin describió en sus notas podemos citar a la yarará (Bothrops alternatus) de la que le llamaron su atención ciertas características intermedias entre la víbora cascabel de América del Norte y la víbora venenosa de Europa (Vipera berus). Estos ofidios pertenecen a familias diferentes, por lo tanto, dicha observación fue otro razonamiento temprano sobre rasgos evolutivos.

También en la zona observó una serie de aves, muchas de las cuales fueron importantes elementos de comparación con especies afines de otras regiones que visitó de América del Sur, y que fueron fundamentales para sus razonamientos sobre la evolución, y los efectos en este sentido de la dispersión y el aislamiento geográfico de los organismos. Una de estas aves fue la calandria (Mimus saturninus) que relacionó con la tenca (Mimus thenca) de Chile y los “mockinbirds” o calandrias de las islas Galápagos (diferentes especies del género Nesomimus). La otra fue el ñandú (Rhea americana), que comparó en su paso por la Patagonia con el choique o ñandú petiso (Pcteronemia pennata) que habita en esa región.

Entre los mamíferos que encontró, observó y hasta cazó entre los médanos de la región, menciona al venado de las pampas, que era muy abundante y de notable mansedumbre. Este animal es un pequeño ciervo nativo que en la actualidad se encuentra en peligro de extinción. Además informó de la presencia en la región de ejemplares de mara (liebre patagónica), otro animal que tampoco actualmente vive en nuestra zona. Esto nos lleva a reflexionar sobre el efecto devastador causado por la expansión de los emprendimientos urbanos y agropecuarios, que en menos de 200 años alteraron radicalmente la fauna nativa local.

Para concluir las menciones de Darwin sobre los animales de la región, dejamos en último lugar, no por menos importante, al peludo, el pequeño armadillo que aún vive en los campos que rodean a Punta Alta y que fuera su musa inspiradora, ya que le sirvió como elemento de comparación con los restos de placas fósiles de armadillos gigantes (gliptodontes), que encontró en la antigua barranca, hoy desaparecida bajo las construcciones del Puerto Militar.

Figura 4. Neosparton ephedroides.

Flora.

Darwin coleccionaba plantas en cada lugar que visitaba, anotaba la información relacionada con el lugar de recolección, acondicionaba las muestras y se las enviaba a Inglaterra a su mentor y amigo, el botánico John Stevens Henslow, quien a su vez disponía el material en hojas de herbario. Actualmente esta colección está depositada en la Universidad de Cambridge, donde ha sido restaurada y protegida. Entre los especímenes del herbario se incluyen 119 ejemplares de vegetales recolectados por Darwin en la región de la bahía Blanca. Entre ellos destacaremos al Neosparton ephedroides y al Senecio leucopeplus.

El Neosparton ephedroides (Figura 4), denominado hasta hace unos pocos años Neosparton darwini, fue encontrado por Darwin el 2 de octubre de 1832 en Farola Monte Hermoso.

Esta planta, actualmente protegida por una ordenanza por el municipio de Coronel Rosales, crece, para toda la región pampeana, solamente en una franja de un ancho máximo de 1 km perpendicular a la costa y de una longitud de unos 30 km desde Farola Monte Hermoso hasta el Yacimiento Paleoicnológico de Pehuen Co.

El Senecio leucopeplus es un vegetal del que en la actualidad sólo fueron encontrados dos individuos vivos en la Sierra de la Ventana, pero esas plantas murieron en el campo y luego la especie fue declarada como extinguida por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). De acuerdo a los datos obtenidos de los escritos de Darwin, el ejemplar del herbario de Cambridge tuvo que haber sido coleccionado en los campos cercanos a Punta Ancla y la Base Baterías.

(Teresa Manera: Capítulo 4 : «Hallazgos y observaciones de Darwin en Punta Alta», en Teresa Manera: La Herencia de Darwin a la Paleontología Regional, Bahía Blanca, Ediuns, 2014)

Hallazgos y observaciones de Darwin en Punta Alta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *